En este otro sitio encontrarás otras imágenes de sesiones fotográficas con modelos.

lunes, 1 de octubre de 2007

Bebe hermano bebe, que la vida es breve

Este fin de semana hemos sido partícipes de una acción milenaria como milenario es el ser humano. Hemos comulgado con los elementos, con la madre gaia, con el padre sol y su hija la lluvia, con los dioses Osiris, Gestín, Vaco y Dionisio (y tantos otros) participando así en el casi religioso ritual de libación de las "lágrimas de Horus".

Noé planto una cepa al bajar del arca, y Jesús lo convirtió en su sangre sellando así su Alianza para con los hijos de Dios. El Neanthertalis seguramente no era consciente de su propio potencial como prototipo evolutivo del ser superior en el que más tarde se convertiría, pero seguro que ya sabía exprimir un racimo y paladear su jugo, y con él en la mano cruzó las puertas de la prehistoria.

Decía Avicena: El vino es amigo del sabio y enemigo del borracho. Es amargo y útil como el consejo del filósofo, permitido a la gente y prohibido a los imbéciles. Empuja al estúpido hacia las tinieblas y guía al sabio hacia Dios.

¿Más referencias en defensa del aromático elixir?


¿En qué reino, en qué siglo, bajo qué silenciosa
conjunción de los astros, en qué secreto día
que el mármol no ha salvado, surgió la valerosa
y singular idea de inventar la alegría?

Con otoños de oro la inventaron. El vino
fluye rojo a lo largo de las generaciones
como el río del tiempo y en el arduo camino
nos prodiga su música, su fuego y sus leones.

En la noche del júbilo o en la jornada adversa
exalta la alegría o mitiga el espanto
y el ditirambo nuevo que este día le canto

otrora lo cantaron el árabe y el persa.
Vino, enséñame el arte de ver mi propia historia
como si ésta ya fuera ceniza en la memoria.

(J L Borges)

Ni somos Avicena, ni mucho menos Jorge Luis Borges, pero al igual que ellos sabemos degustar y paladear las cosas buenas que la vida nos ofrece. Ni que decir tiene que no soy un Enófilo, pero me gusta participar en este ritual de inicio del otoño... La Vendimia. (Ahora sí que se puede decir que es otoño... antes sólo era el final del verano)

Normalmente llegábamos a coger entre 1000 y 1300 kgs de uva, de los cuales al final se llega a producir un 65% de vino, pero este año el hongo Plasmopara viticola, causante del mildiu, nos ha fastidiado bastante bien y la cosa se ha quedado en unos 300 o 400 kgs. En fin, ¿que le vamos a hacer?

Me atrevo a sugerir como banda sonora de este extracto vinícola el temita de Siniestro Total que da título a este post... Bebe hermano, bebe. Y os recuerdo que un vasito de vino a las comidas es sano para el corazón, fortalece el riego y ayuda a reposar esos quince minutillos tras la comida.

¡Hic! perdón... ups!




6 comentarios:

India25 dijo...

Es cierto, es época de vendimia!! Bueno probad pero no pasaros eh? Que de catar a emborracharse solo hay un paso jaja. Feliz comienzo de semana Upsala ;)

PD: Vi tu comentario en mi blog de bublegum. Tienes familia por mi tierra? Un besito

cuentosbrujos dijo...

Quiero en esta upsalacion recordar la vendimia enmi pueblo, ya las uvas dejaron el espacio al trigo y cereales, pero no es igual recuerdo haber ido a vendimiar, toda uan fiesta. Saludos desde fotosbrujas.

Amio Cajander dijo...

Sabiamente hablas...

Recuerdo haber pasado alguna tarde de verano en frescas bodegas castellanas disfrutando de la compañia junto a unos buenos vasos de vino.

Era gracioso como para discernir si se debía tomar alguna más había que decir tres veces la frase
"vino vinin de la copa copin de la cantincopa"

porque el que no diga tres veces "vino vinin de la copa copin de la cantincopa"... no probará ni gota.

Me imagino a la Guardia Civil sometiendo a los conductores a semejante prueba...

Saludos

RETORYO dijo...

Isidro, muy poética tu inscripción a AA. ¡Te queremos, Isidro, te queremos!
+++
Excelente la chispita que agregaste de Jorge Luis.

Angélica dijo...

Mi querido amigo cuánto te he extrañado!!! con este post me hiciste recordar una canción que me encanta el coro dice: "Dulce como el vino, mitigante como el pan. El mismo pan, el mismo vino, que entre migas y racimos, llenaron la viña y el trigal". Nada más delicioso que un buen vino, eso es cierto.
Por otro lado como estás?, cómo está mi niña preciosa Upsalita?, qué tal le va en el colegio? Infinitas bendiciones para todos y saludos llenos de mucho amor.

Besos y un gran abrazo.

Tu siempre amiga Angélica.

Pd: He regresado!!! jajaja

cucoalmeria dijo...

Que pinta tienen esas uvas, uff que ricas. Saludos.