En este otro sitio encontrarás otras imágenes de sesiones fotográficas con modelos.

sábado, 15 de septiembre de 2007

¿Porqué somos tan pelotilleros? (V 2.0)

Vengo de visitar varios blogs, y viendo todas las respuestas que coleccionan en cada uno de sus posts me he dado cuenta de una cosa... somos unos pelotilleros. No sé si por el mundo existe o se emplea la expresión ser pelotillero... viene a ser lo mismo que adulador.

Que levante la mano el primero que no haya ejercido esta práctica, realmente gratificante para el pelotilleado, creativa para el pelotilleador pelotilleante y un tanto pastosa y mantequillosa para el lector anónimo.

Lo cierto es que no hay nada malo en tal ejercicio, o así lo veo yo (algún día habrá que hablar del todopoderosismo del bloguero) Nada malo más allá del baneo que pueda sufrir nuestro mecanismo crítico.

¿Para que adular? ¿Qué ganamos con ello? ¿Obtenemos algún beneficio oculto? Ya que nadie acaba consiguiendo ningún tipo de ganancia tangible, se me ocurre una respuesta... Adulamos a los demás porque en ellos nos vemos reflejados y nos adulamos a nosotros mismos.

Tengo que aclarar que Upsala, (mi alter ego) siempre ha dicho lo que pensaba, sino se habría callado e ido a otro blog, pero sí he de reconocer que a veces he endulzado un poco la realidad, lo cual no quiere decir que la haya adulterado... simplemente va algo edulcorada, pero en el fondo, es lo que pienso y siento. Como este post, que a nadie quiere ofender. Simplemente hacer reflexionar.

P.S.: Por otra parte, esos blogs se merecen todos esos halagos y muchos más... y no es pelotilleo ;)


6 comentarios:

Nat dijo...

Yo a veces soy algo "pelotillera" en lo blogueril xD

Supongo que es por ser amable... Aunque si algo no me gusta no les voy a comentar que es "divino de la muerte" aunque igual prefiero callarme a mentir u ofender. :)

No creo que me adule... Aunque igual sí, tengo un blog personal ¡Cómo si a alguien le importase lo que cuento! XD

Ferípula dijo...

Mirá con lo que me encuentro!
Yo no pienso que se trate de ser pelotillero ( acá no se usa el término) o adulador.
En mi caso, me gusta animar a mis amigos de los blogs. A muchos los conozco de tiempo...y de verdad los aprecio. Nos escribimos mails y sabemos más de lo que sale en un comentario. Conocemos de nuestras vidas...y es lógico que haya una confianza o afinidad mayor.
No digo " qué lindo" si no me gusta.
No soy falsa.
Honesta con mis comentario...y si eso es ser pelotillera....soy pelotillera!
Tiene que ver con lo latino, también, que solemos ser muy expresivos.
Bueno, me voy a dormir.
Chaus!

Isidro dijo...

Feri, cariño... No hablo de falta de honestidad... quizás no me haya sabido expresar bien (sino escribiría libros y no es el caso)
Hasta es probable que me haya equivocado y haya confundido un exceso de expresividad con el pelotilleo, quizás por no conocer ese carácter latino de ese lado del planeta.
Por Dios, espero no haberte ofendido, ya que te tengo en gran estima... si es el caso te vuelvo a pedir disculpas.

Amio Cajander dijo...

Muy buen post y muy buen blog...

(je,je);-)

Ferípula dijo...

Jajaja!!!!! Cambiaste el post!!!! para nada me ofendí!!! Al contrario....me encantó el pelotillero! Además me parece genial que digamos lo que pensemos y nos conozcamos. Por ejemplo, a mi me pasó varias veces de entender con otro sentido palabras que usan en centroamérica!!! Una vez se me armó un lío bárbaro porque alguien me dejó " un beso en el cogote"...y mi novio casi se desmaya!!! Le tuve que explicar que en ciertos lados el "cogote" es la cabeza...y como eso, un montón!!! jaja!!!!

Con toda confianza, sigamos así que es como debe ser: un beso en el cogote!!! jajaja!!!!!!

Imagine Photographers dijo...

Pues si tienes razón, en el blog en general somos unos pelotas integrales...supongo que se da mas cuando el fin es comunicarse, no es lógico criticar cuandso vas de visita, eso si, puedes dar tu opinión repetando la idea del otro que para eso son suyas y en el caso de que no te guste no pasas de la puerta, a no ser que te indigne tanto como para dejarle un moco al destinatario y no volver.