En este otro sitio encontrarás otras imágenes de sesiones fotográficas con modelos.

martes, 21 de agosto de 2007

Lonely woman

La temperatura de la arena en sus pies fue la primera sensación que abrió su ‘compuerta-cerebral-de-sensaciones’. “Fría. Muy fría”. El ruído de las olas fue lo siguiente. Susana se bajó del coche y caminó hacia la orilla. El amanecer no tardaría. Sobre el mar un cielo salpicado con miles de diminutos puntos de luz que se iban difuminando poco a poco al subir la vista hacia el orto.

.- “Son las cinco y cuatro minutos. Más noticias a las seis. Quedan en la compañía...”

Hasta la orilla llegaba el sonido de los altavoces del Dos Caballos. A ella le gustaba el jazz y a esas horas de la madrugada varias cadenas apostaban por los programas especializados. No era difícil encontrar algo de su música favorita.

.- “Del tejano Ornette Coleman, escuchamos Lonely woman...”

En aquella versión el timbre metálico de los agudos chirriantes del contrabajo llegaba como la banda sonora imprescindible de aquel momento. Mecida por el acompasado son del mar y la música caliente, entre la modorra y los efectos de un par de cervezas, Susana empezó a recordar los acontecimientos pretéritos de las horas anteriores, el festival de fin de curso, la fiesta, el baile, Antonio, la bebida, el momento de salir de la fiesta, el forcejeo... y después de un rítmico y repulsivo movimiento, por último, un golpe brutal.

Ahora todo sonaba lejos, muy lejos. Ella estaba en otro lugar intentando entender que era lo que hacía tan diferente a la gente y a los seres humanos.

.- “The shape of jazz to come, Freejazz en estado puro de la mano de Coleman, da paso a algo más clásico. Escucharemos a continuación a Carmelo Longgia, un músico creado en el clásico...”

Con el fondo sonoro de un piano a cámara lenta Susana se metió poco a poco en las olas, intentando lavar su memoria a través de su cuerpo, permitiendo que el agua helada la despertase de su ensoñación. Aun tenía la piedra en la mano cuando subió al coche, recordaba. Sus manos estaban llenas de sangre y Antonio no la molestaría más... Nunca más.



No hay comentarios: